Reseñas

Disfrutando la realidad

El gozo intelectual es la propuesta de Jorge Wagensberg para identificar, cuándo y cómo, una persona da un pasito más en la comprensión de la realidad. La relación entre placer y conocimiento surgiría de la naturaleza curiosa del ser humano. Este “gozo” sería un motor que hace avanzar la ciencia, una especie de hambre que hace al hombre alimentarse de explicaciones sobre el mundo.

Teoría y práctica sobre la inteligibilidad y la belleza es el subtítulo del libro, delimitando así la senda por la que, según el autor, transcurre el progreso de la ciencia. En la primera parte, se ofrece una escalera de conceptos: estímulo (un trozo de realidad que susurra una pregunta), conversación (“con la realidad, con el prójimo o con uno mismo”); y comprensión (el instante solitario en que alguien encuentra una constante entre la diversidad). Estos escalones conducen al “gozo intelectual”: cada vez que un científico, un artista, alguien, reconoce una nueva armonía (en el espacio) o un nuevo ritmo (en el tiempo).

El autor recurre a conceptos que ha desarrollado en libros anteriores (incertidumbre, función de la forma, selección cultural), manteniendo a menudo el modo poético de explicar ideas  a través de imágenes: “la intuición es un roce”. Por lo que, a pesar de las nuevas propuestas, se trata de una obra acumulativa del pensamiento de Wagensberg. De este modo, se insiste en que el papel del científico es acertar con las preguntas, para asimilar las respuestas que, sin parar, ofrece la naturaleza.

La segunda parte se compone de 63 pequeñas historias que Wagensberg recopila entre sus artículos publicados en varias revistas -Métode entre ellas-, y reelabora para ilustrar mejor los conceptos que se han visto en la parte teórica. Las historias se presentan con sugerentes títulos como “Agujeros no tan negros” o “Misterio en el museo de zoología”, y un breve contexto de las ideas que contiene cada relato.

Las historias -cuentos verídicos con interés científico- abordan sobre todo aspectos de la física y de la biología; pero también hablan del sentido de las palabras, la identidad del individuo y las naciones, la ecología o la naturaleza de la ciencia. El denominador común de estas vivencias es el instante en que alguien se maravilla al comprender lo que pasa, lo que encuentra, lo que otro afirma, la realidad inesperada.

“Ahora lo cambiaría casi todo en las escuelas, universidades y museos”. Además de científico y divulgador, Wagensberg se hace ciudadano cuando denuncia la ausencia de estímulos-conversaciones-comprensiones en los lugares donde deberían producirse. En sus propuestas palpita el deseo de que un día el gozo intelectual inunde la sociedad.

Este libro defiende la alegría del saber, la emoción de intuir, el valor de la educación, la imaginación para entender mejor lo que nos rodea. Si las ideas se midieran por su capacidad de provocar cambios en el otro, deberíamos prestar atención a la propuesta de gozo intelectual; puesto que nos lleva, casi sin remedio, a disfrutar entendiendo un poco más la realidad, que no es poco.

Anuncios

Acerca de Alberto Senante

Periodista es gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a la gente. Con esa idea del reportero Eugenio Scalfaro trabajo. Y este es el resultado...

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: