Reportajes, Vídeos

“Algo tenemos que hacer para ayudar a los que siempre estuvieron en crisis”

Desde 1999, 14 aldeas quechuas en el norte de la región boliviana de potosí habían mejorado sus cosechas y sacado más rendimiento a sus ovejas. Cerca de 2.000 personas habían alejado la sombra del hambre en esta región. A partir de este año, es posible que vuelvan los problemas de nutrición a esas aldeas.

Una mujer palestina sufre una agresión sexual y recibe apoyo psicológico a través de una organización española. Si hoy se vuelve a dar esta situación esa mujer se encontrará la puerta de esa oficina cerrada.

Para los niños de una aldea de Uruguay la oportunidad de aprender a leer dependía de unos cursos de alfabetización que se han ido reduciendo hasta esfumarse sin dejar rastro.

Estos son algunos ejemplos de las consecuencias del recorte sufrido por el sector de la cooperación española, que ha visto cómo la ayuda al desarrollo se reducía a casi la mitad en los Presupuestos Generales del año pasado. Desde la Coordinadora de ONG para el Desarrollo de España (CONGD),  se ha calificado como “golpe mortal y ciego” este recorte del 50%, al tiempo que recuerdan que en estos años de crisis la riqueza se habría  reducido tan sólo un 5%.

Pese a los errores históricos reconocidos con frecuencia desde el propio sector -excesiva dependencia de la financiación pública, proyectos que no conseguían la autonomía de los beneficiarios, escasa participación de la sociedad-  la cooperación española estaba alcanzando un grado de madurez. Y cada vez más, conseguía cambiar la vida de las personas allí donde comenzaba un proyecto.

Como la de Vladimir, un chaval haitiano que encontró una rama donde agarrarse en el centro que puso en pie la Fundación Proyecto Solidario tras el terremoto que asoló su país en 2010.

“Algo tenemos que hacer para seguir ayudando a los que siempre estuvieron en crisis”, decía Vladimir tras la grabación de la entrevista. Pero no será fácil. A falta de conocer los datos del presente año, seguramente 2012 fue el annus horribilis para la cooperación española. Según los datos de la CONGDE, el 65% de las organizaciones dedicadas a la cooperación al desarrollo redujo el número de proyectos  y casi el 20% se vio obligada a abandonar por completo algún país, o toda una zona geográfica.

La situación en el sector de la cooperación es tan crítica que muchas ONG luchan cada mes por afrontar las deudas, a la vez que intentan mantener el máximo número de proyectos en marcha. Los retrasos en los pagos y las cancelaciones de ayudas previstas han provocado que muchas hayan pedido préstamos por la cantidad que se les adeuda, como única vía para seguir desarrollando su labor. Paradójicamente, los grandes beneficiados de estos impagos son los bancos que ven en las ONG nuevos clientes necesitados de préstamos urgentes.

Pero no toda la reducción de los proyectos tiene que ver con la reducción de las subvenciones públicas, aunque éste sea el factor principal. Desde el comienzo de la crisis económica, 4 de cada 10 organizaciones han visto disminuir su base de socios y 6 de cada 10 sus donativos. El único dato positivo es que la mayoría de las organizaciones mantiene o aumenta su base voluntarios.

El sector ha levantado la voz, como en la protesta del pasado octubre en la que “celebraba” su propio funeral. Pero si en asuntos internos, con una fuerte respuesta social como educación, sanidad, o dependencia, los diferentes Gobiernos no parecen dar marcha atrás en sus recortes, menos probable parece que este sector vuelva pronto a las cifras anteriores a 2010.

Tras unos años en los que el objetivo de destinar  0’7%  de los presupuestos  a la cooperación se iba acercando con lentitud, las ONG ven ahora como éste se aleja a gran velocidad. Una víctima más de la gestión de la crisis económica, que en este caso perjudica a los más débiles de otros países.

Hambre, epidemias, destrucción de la naturaleza, expulsiones de indígenas, violencia contra mujeres, trabajo infantil, crímenes contra defensores de derechos humanos, o la próxima catástrofe natural… Al igual que muchas veces se mira para otro lado ante estos problemas que suenan lejanos, el silencio ha sido la respuesta mayoritaria cuando se ha recortado en la raíz de sus posibles soluciones.

Reportaje publicado en Periodismo Humano, dentro de la serie El rostro de los recortes.

Anuncios

Acerca de Alberto Senante

Periodista es gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a la gente. Con esa idea del reportero Eugenio Scalfaro trabajo. Y este es el resultado...

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: